Estamos en la jornada de reflexión previa a las elecciones españolas del 28 de abril de 2019. Todas las propuestas de los partidos están sobre la mesa y es un buen momento para hacer un repaso del papel político que han tenido los videojuegos en la presente campaña electoral.

A comienzos de la campaña electoral, la Asociación Española de Videojuegos (AEVI) publicó en su página web un decálogo de propuestas para impulsar la industria del videojuego en la próxima legislatura con las que pretendía orientar a los distintos partidos políticos que quisieran hacerse cargo de las demandas de esta industria que mueve más de 3000 millones de euros anuales. El decálogo de medidas propuestas por AEVI puede resumirse de la siguiente manera:

  1. Reactivar la Mesa del Videojuego, que lleva parada desde diciembre de 2017) y elaborar un Plan estratégico nacional del sector.
  2. Establecer incentivos fiscales y deducciones de las cotizaciones sociales.
  3. Crear un fondo de apoyo al sector de los videojuegos con ayudas acotadas y diseñadas para cada paso del proceso de creación.
  4. Crear un ecosistema que facilite la inversión extrajera, con iniciativas públicas y oficinas comerciales que asesoren en el proceso de inversión.
  5. Impulsar la creación de Digital Gaming Hubs siguiendo la línea europea de creación de Hubs de innovación digital.
  6. Impulsar programas de fomento de los “serious games”, para su introducción en educación o en el ámbito sanitario.
  7. Generar y apoyar educación y formación profesional en relación a los videojuegos y e-sports vinculada a la industria, ya que la industria española todavía no puede asumir los profesionales que se van formando en los grados y másters de videojuegos de nuestro país, así como en la formación profesional.
  8. Promocionar las vocaciones STEM entre las mujeres más jóvenes, ya que las mujeres apenas están representadas en el sector como profesionales.
  9. Desarrollar medidas de videojuego responsable dirigidas a menores en colaboración con instituciones públicas, siguiendo la línea de “The Good Gamer”.
  10. Situar a España como país de referencia en eventos de videojuegos y competiciones de e-sports aprovechando todo su potencial.

Las distintas candidaturas, por su parte, se han hecho eco de estas propuestas de AEVI aunque cada una de ellas las ha integrado de manera distinta en sus programas en función de su ideología política y de sus intereses económicos, tal y como muestra este resumen de Meristation. En general, excepto en el caso de Unidas Podemos, la perspectiva de las cuatro grandes fuerzas políticas acerca de los videojuegos es una perspectiva empresarial, más centrada en medidas de fomento de la industria que del videojuego como objeto cultural.

Por un lado, PP y Ciudadanos han tomado en cuenta los factores económicos del videojuego por encima de los aspectos culturales, recogiendo en su programa electoral medidas neoliberales que llaman la atención de su electorado potencial, como son el fomento de la inversión internacional y los incentivos fiscales a la industria. Por otro lado, el PSOE ha hablado directamente de reactivar la Mesa del Videojuego, algo muy necesario para hacer que esta industria crezca en colaboración con el Estado, estableciendo medidas que puedan beneficiarles mutuamente. Junto con el programa del PSOE, el de Unidas Podemos también propone una colaboración de la industria y del gobierno. Unidas Podemos ha sido el único partido que ha recogido en su programa electoral medidas orientadas a los aspectos más culturales del videojuego, centrándose en la perspectiva de género (algo que el PSOE también recoge, aunque de pasada), en el fomento de la formación superior adaptada y en la alfabetización digital. También menciona la necesidad de proteger a las personas que trabajan en el sector.

Como vemos, hay medidas propuestas por AEVI que se han quedado en el tintero y que sería muy interesante que el próximo gobierno se hiciera eco de ellas, como es el caso del fomento de los serious games y los e-sports en nuestro país, algo que es todavía una asignatura pendiente y que esperamos que se pueda abordar pronto como merece.

 Os dejo una entrevista que el pasado 26 de abril me hicieron en 1UP precisamente sobre estas medidas y donde expongo por qué se han abordado de este modo desde los distintos partidos.

Sea cual sea el resultado que tengamos mañana en las urnas, espero que todas las personas que disfrutamos y participamos de este medio de una manera u otra podamos sentirnos satisfechas con las medidas que se adopten. Medidas que no pueden olvidar que el videojuego es algo más que una industria y que, al fin y al cabo, también es algo más que un mero entretenimiento: el videojuego es, para muchas de estas personas, una forma de vida y de expresión cultural que debe fomentarse desde las instituciones, protegiendo la libertad de expresión y favoreciendo la multiplicidad y la inclusión de diversas perspectivas que lo enriquezcan y lo hagan crecer no sólo económicamente. Para ello, necesitamos educación, alfabetización digital y un impulso para la inclusión de más mujeres que participen activamente en la industria.

El fomento de la industria del videojuego desde el nuevo gobierno es fundamental en estos momentos, pero no pueden dejarse de lado los aspectos culturales de este medio y sus beneficios para la educación, la salud y la inclusión social.

Para terminar, quiero hacer un pequeño homenaje a todos los videojuegos que se han creado para apoyar distintas campañas electorales a los que todavía podréis jugar si buceáis en Internet. Estos videojuegos son una muestra de que el potencial de este medio no está todavía lo suficientemente explorado y la política (no sólo la de las grades esferas, sino la de la gente de a pie) tendrá que descubrirlo para extraer de él todos los beneficios que puede ofrecernos todavía en cuanto a sus capacidades de transformación social.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *