Charla de Lars Bonell sobre grupos interactivos y tertulias literarias

Sesión del 29 de noviembre de 2017

En nuestra segunda sesión del seminario tuvimos el gran placer de contar con Lars Bonell como ponente. Lars Bonell es Doctor en Pedagogía y Profesor en la Universidad de La Salle y vino a contarnos su experiencia con grupos interactivos en contextos educativos. Además del gran rigor que utilizaba en su exposición, el ponente supo contagiarnos de ese entusiasmo que sólo es posible cuando se habla desde la propia práctica.

Los grupos interactivos han demostrado con creces ser una práctica pedagógica de éxito que cuenta con fantásticos resultados en comunidades educativas de todo tipo y con chicas y chicos con diferente desempeño académico previo a su implantación. Esta característica hace que esta práctica sea especialmente atractiva para centros de bajo desempeño porque el alumnado puede mejorar notablemente sus resultados en un espacio breve de tiempo si se aplica de forma correcta. Además de la mejora del desempeño, Lars Bonell destaca el gran cambio que se produce en la convivencia en los centros, ya que los grupos interactivos, al integrar e involucrar a la comunidad en el aprendizaje del alumnado, tienen como consecuencia una mejora del clima de centro y un sentimiento de autoeficacia en el alumnado que se manifiesta en una mejora de la convivencia y una mayor percepción del valor de la comunidad, lo que incrementa la solidaridad y el apoyo mutuo. Podemos añadir a estos beneficios el hecho de que las prácticas con grupos interactivos han contribuido en gran medida a reducir el absentismo escolar y tiene un gran impacto en la creación de empleo.

 

Lo que realmente promueve el aprendizaje es el apoyo de la comunidad

 

¿En qué consisten los grupos interactivos?

Para poder comprender mejor en qué consisten los grupos interactivos y sus consecuencias para la comunidad vamos a servirnos de la explicación que daba en 2011 Bruselas Ania Ballesteros, una niña de 10 años de 5º de Primaria que participaba en la comunidad de aprendizaje de Montserrat de Terrassa, durante su intervención en la Conferencia Final del proyecto INCLUD-ED que tuvo lugar en la sede del Parlamento Europeo.

Tal y como relata Ania, los grupos interactivos es una práctica pedagógica que consiste básicamente en una organización de aula donde el alumnado trabaja en grupos donde participa una persona adulta de la comunidad que se presta como voluntaria. Estas personas voluntarias pueden ser familiares, amistades, antiguos/as alumnos/as, estudiantes de la universidad, etc. y no es necesario que tengan ninguna formación en la materia en la que van a colaborar.

Los requisitos básicos para aplicar los grupos interactivos son los siguientes:

  1. Formar grupos heterogéneos. Los grupos deben contar con miembros de todo tipo de desempeño que puedan generar una buena sinergia entre sí.
  2. Planificar actividades con una dimensión instrumental.  La clave está en que tengan que hacer algo de forma individual o colectiva, por ejemplo un comentario de texto, resolver unas ecuaciones, una ficha de idiomas, etc.
  3. Realizar cambios de actividad cada 15/20 minutos. Las actividades deben ser breves e intensas, para aumentar el desempeño. Los ritmos acelerados favorecen la alta concentración y el aprendizaje intensivo, por ello son tan adecuados los grupos interactivos para reforzar el aprendizaje de las partes más complicadas del temario ya que funcionan como un acelerador del aprendizaje. 
  4. Asignar una persona adulta con cada grupo. Si hay alguna persona que lo requiera, puede haber una persona voluntaria extra con ella. Como decíamos, no es necesario que sepa del tema que se va a trabajar, solamente debe mediar en el grupo y favorecer que se trabaje, animando a los chicos y chicas.

El papel del voluntariado

Resulta muy importante llevar a cabo una formación del voluntariado con el fin de que conozcan cuál va a ser su papel en los grupos. Principalmente, hay que instruir al voluntariado en desarrollar unas altas expectativas respecto al alumnado, especialmente hacia aquellas personas que creen que no son capaces de obtener buenos resultados. Resulta imprescindible que el voluntariado trate de transmitir ilusión y que tenga en cuenta que la transferencia de su estado de ánimo a los y las estudiantes puede ser crucial para su aprendizaje. Las tareas propias del voluntariado son las siguientes:

  1. Dinamizar de manera que todo el mundo participe en la resolución de la actividad.
  2. Facilitar que todo el grupo verbalice y explique.
  3. Mantener altas expectativas: todo el mundo puede realizar la tarea.
  4. Servir como referente positivo.
  5. Utilizar refuerzos positivos con el alumnado.
  6. Mantener la ilusión y el compromiso.

El papel del profesorado

Una de las ventajas de los grupos interactivos para el profesorado es que no tiene por qué variar su metodología significativamente. En los grupos interactivos se pueden seguir realizando los mismos ejercicios de clase pero con una organización de aula distinta, introduciendo personas adultas y colocando las mesas de una manera específica que permite trabajar en grupos. Por lo demás, las únicas tareas del profesorado son:

  1. Es la persona responsable de aula.
  2. Explica la materia.
  3. Prepara las actividades a realizar.
  4. Forma los grupos heterogéneos.
  5. Marca los cambios de actividad.
  6. Resuelve las dudas, sin dar la solución.
  7. Utiliza el tiempo para observar al alumnado y sus ritmos de aprendizaje, sus carencias y sus necesidades específicas.

¿Cómo podemos aplicar los grupos interactivos a nuestra práctica docente?

El resultado de la charla de Lars Bonell fue un gran entusiasmo por parte del grupo de asistentes al seminario. Tanto fue así, que algunas personas ya han comenzado a planificar cómo ponerlo en práctica en sus materias. Para comenzar a ponerlo en práctica definitivamente simplemente necesitamos un grupo de personas voluntarias y un medio para organizarnos (una vía de comunicación donde planificar quién va a asistir a qué sesiones). El grupo de personas voluntarias puede formarse fácilmente si acudimos a centros de día con personas mayores, ya que estas funcionan muy bien en los grupos interactivos, también es muy proclive a participar el alumnado universitario, así como los familiares de nuestro alumnado.  Lars Bonell nos recomienda crear una comisión mixta de profesorado + voluntariado para organizar las clases, los turnos y las materias.

En la clase de Filosofía ya hemos comenzado con el primer paso para crear los grupos interactivos y esperamos que muy pronto se una todo el centro.

 

 

Para saber más…

Página de Comunidades de Aprendizaje, en cuya asesoría participa Lars Bonell: http://utopiadream.info/ca/ 

Subpágina de Comunidades de Aprendizaje dedicada a grupos interactivos: http://www.comunidaddeaprendizaje.com.es/grupos-interactivos

Artículo de José Peirats Chacón y María López Marí sobre los grupos interactivos y atención a la diversidad: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/4911414.pdf

Tesis doctoral de Lars Bonell “La promoción de la participación educativa de las familias en la escuela desde una perspectiva transformadora: un estudio de casos”: https://uvadoc.uva.es/bitstream/10324/16723/1/Tesis966-160411.pdf


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *